Close MenuOpen Menu
Actualidad

¿Qué es la ley de la segunda oportunidad?

La ley de la segunda oportunidad es una tabla de salvación para muchas personas y autónomos que se ven desbordados por las deudas y no tienen capacidad para hacerles frente. Un mecanismo legal que brinda esperanza cuando todo parece perdido y no se ve salida a la situación de ahogo financiero.

Aprobada en España en 2015, esta legislación ha cambiado radicalmente la vida de miles de personas que acumulaban deudas impagables con bancos, administraciones y empresas de suministros y telecomunicaciones.

Les ha permitido resetear su situación, librarse de la presión de los acreedores, dejar de lado la ansiedad por las deudas y retomar el control de sus vidas.

Descubre en qué consiste la ley de la segunda oportunidad

En este artículo explicamos en profundidad qué es la ley de la segunda oportunidad, cuándo surgió, qué objetivos persigue y qué requisitos exige para poder acogerse a ella.

Detallamos cuáles son las principales ventajas que esta legislación reporta a los deudores de buena fe y cómo les permite recuperar la tranquilidad y una nueva oportunidad vital y económica.

permite recuperar la tranquilidad

Si tu situación financiera está al límite, si las deudas te quitan el sueño y crees que no hay salida, no dejes de leer este artículo. Quizás la ley de la segunda oportunidad sea la tabla de salvación que necesitas.

Origen y objetivos de la ley

La ley de la segunda oportunidad nació en España en 2015 impulsada por el Real Decreto Ley 1/2015, con el propósito de ofrecer una salida a las personas físicas ahogadas bajo el peso de deudas impagables.

Esta legislación no surgía de la nada, sino que tomaba como referencia figuras legales similares ya existentes en otros países de nuestro entorno como Francia, Alemania o Reino Unido.

En estos países se había constatado la utilidad de este mecanismo legal para dar una segunda oportunidad a los deudores de buena fe azotados por la crisis económica.

Tras observar los buenos resultados en otros países europeos, el legislador español decidió por fin introducir esta posibilidad también en España.

El objetivo era claro, ofrecer una nueva oportunidad a personas honradas con deudas abrumadoras, evitando que quedaran excluidas de la vida social y económica.

Con la ley de la segunda oportunidad se busca, entre otras cosas:

  • Dar una salida justa a personas físicas sobre endeudadas pese a su buena fe. Muchas de ellas arrinconadas por la crisis económica.
  • Estimular la cultura emprendedora, dando una segunda oportunidad a los autónomos que, pese a sus esfuerzos, no han logrado sacar adelante sus negocios.
  • Equilibrar la situación entre personas físicas deudoras y las entidades acreedoras (bancos, empresas, etc.).
  • Reactivar el consumo y la economía, liberando a familias del lastre de las deudas y permitiéndoles volver a consumir e invertir.

Se trata de una legislación con claros objetivos sociales y económicos destinada a aliviar el drama personal de miles de personas ahogadas económicamente. Una medida que aspira a dar esperanza allí donde antes solo había desesperación.

Requisitos para acogerse a la ley

Para poder beneficiarse de la cancelación de deudas que ofrece la ley de la segunda oportunidad, el deudor debe cumplir una serie de requisitos imprescindibles:

  • Ser persona física o autónomo. Las sociedades mercantiles como S.L. o S.A. están excluidas y deben acogerse a la Ley Concursal.
  • Actuar de buena fe. Esto se demuestra no habiendo ocultado activos, ingresos o propiedades a los acreedores. También mediante un comportamiento honesto en la gestión de las deudas.
  • Haber intentado previamente un acuerdo extrajudicial de pagos. Se trata de un mecanismo previo para negociar la deuda con los acreedores y requisito imprescindible para la ley de la segunda oportunidad.
  • No haberse acogido a esta ley en los 10 años anteriores. No se puede recurrir a ella de manera continuada para cancelar deudas sucesivas. Deben pasar al menos 10 años entre un proceso y otro.
  • Tener un volumen de deudas inferior a los 5 millones de euros. Este límite se establece porque la ley está pensada para particulares y autónomos, no para grandes deudores.
  • No haber sido condenado por delitos socioeconómicos como estafa, alzamiento de bienes, delitos contra Hacienda Pública, etc.

Además de estos requisitos, es imprescindible seguir de manera rigurosa el procedimiento legal establecido. Y contar en todo momento con el asesoramiento de abogados especialistas en la ley de la segunda oportunidad.

Ellos se encargarán de estudiar el caso en detalle, preparar la documentación necesaria y llevar a buen puerto todos los trámites.

Abogados expertos en la ley de la segunda oportunidad

Cuando una persona física o autónoma se ve sobrepasado por las deudas, lo recomendable es que acuda cuanto antes a abogados especialistas en la ley de la segunda oportunidad.

Estos abogados especializados estudiarán a fondo el caso: analizarán las deudas pendientes, comprobarán que se cumplen todos los requisitos, asesorarán sobre la mejor estrategia a seguir y guiarán al deudor durante todo el proceso.

abogados expertos en la lay de la segunda oportunidad

Gracias a su conocimiento legal y su experiencia negociando con entidades financieras y acreedores, estos abogados tienen capacidad para mejorar sustancialmente la situación del deudor sobre endeudado.

Podrán negociar cuotas parciales de la deuda, obtener aplazamientos, paralizar embargos o ejecuciones… Y lo más importante: llevar con éxito el procedimiento para liberar legalmente al cliente de la totalidad de las deudas.

No está de más recordar que la ley de la segunda oportunidad es un terreno complejo, con muchos requisitos y plazos. Por ello, contar con uno de estos abogados expertos resulta clave para garantizar el éxito del proceso y esa ansiada segunda oportunidad.